martes, 7 de diciembre de 2010

Creando Luz - 1: Introducción

Bienvenidos a Creando Luz, la serie de posts dedicados a la iluminación. La luz lo es todo en la fotografía, sin ella no podríamos capturar imágenes. Tampoco podríamos ver, pero eso es secundario...

En esta primera entrada trataremos sobre las distintas fuentes de luz y su clasificación, además de introducir esta serie.

A la derecha, el astro rey, fuente de luz que todos hemos utilizado a no ser de que solo salgamos de noche, complejo vampiresco del que a veces creo padecer.
Sunlight over the Hill

Podemos dividir las fuentes de luz en dos categorías básicas:
  • Las continuas: Son la mayoría de fuentes de luz que nos rodean, ya sea el sol o cualquier lámpara incandescente. Exceptuando el pleno sol y focos especiales, la mayoría tienen poca potencia, lo que hace que para tomar una imagen bien expuesta necesitemos abrir el obturador durante unos milisegundos o subir mucho la ISO, lo que propicia que la imagen salga movida o con demasiado ruido. Es importante que aunque para nosotros una habitación parezca estar bien iluminada, muy probablemente para nuestra cámara esa luz sea insuficiente a velocidades/ISO estándar.
  • Las instantáneas: Son los denominados flashes, strobes, o speedlights. Se encuentran apagados y sueltan toda su luz en un destello (1/10000 seg. aprox.) cuando tomamos la foto. Eso permite "congelar" el movimiento disparando a velocidades bastante rápidas. Tienen mala fama debido a que no suele resultar favorecedora para retratos. ¿A qué se debe eso?

Posición. Cuando pensamos en una luz continua, aceptamos que ésta estará situada en cualquier lugar con respeto a la cámara. En cambio, ese flash que a veces no tenemos más remedio que utilizar se encuentra encima de nuestra cámara. Elimina las sombras y crea la sensación de imagen "plana".

Pero, ¿qué pasaría si pudiéramos colocar esa fuente de luz regulable en cualquier lugar, iluminando lo que nosotros quisiéramos y de la manera que nosotros decidiéramos? ¿Qué pasaría si dispusiéramos de más de una?
Las limitaciones se reducen. Las posibilidades se multiplican.

Además, los flashes suelen tener un tamaño razonablemente reducido y funcionan con baterías, sin necesidad de toma de corriente, lo que los hace realmente portátiles.

Esta es la base de la filosofía strobist, utilizar pequeños flashes off-camera fuera de lo que sería un estudio convencional. David Hobby es un auténtico gurú de la técnica (por no decir EL gurú), además de ser el creador de strobist.blogspot.com. El blog no sólo contiene los encargos que le van surgiendo con sus respectivas soluciones técnicas, sino también un extenso y detallado curso sobre iluminación. Muy recomendable.

¿Pero cómo disparamos estos flashes si no están en la zapata de nuestra cámara? Esto es lo que veremos en el siguiente post de la serie Creando Luz, así como la opción que yo elegí...

Mientras tanto, os dejo con mi declaración de intenciones respeto a esta serie de posts, espero que pueda resolver cualquier duda que os haya surgido respeto a la intención de los mismos.

2 comentarios :

14th Bird dijo...

He visto tu post en el grupo en flickr... por aquí vendré a ver que se cuece... suerte!
Un saludo

imnophotog dijo...

Muchas gracias Fernando. Increíble blog, por cierto, Galicia es mágica y es un placer verla a través de tus fotografías.

Publicar un comentario