domingo, 27 de enero de 2013

El formato APS

Angel

En esta ocasión haremos un doble salto al pasado. Poneos en situación: estamos en 1996, ya podemos encontrar las primeras cámaras digitales en el mercado y ningún formato de carrete (110, 126, disco Kodak...) ha conseguido superar la popularidad del 35mm. Pero parece que esto está a punto de cambiar: Kodak, Fujifilm, Agfa y Konica se unen para crear el que se convertiría en el último formato analógico comercial de fotografía, el Advanced Photo System.


En el 1996...

Para muchos usuarios que solo buscaban una manera de preservar sus recuerdos en imágenes el carrete de 35 mm resultaba demasiadas veces frustrante. En el peor de los casos uno podía quedarse sin sus fotografías, ya fuera por una mala colocación del carrete o por abrir la cámara en un momento inadecuado, velando la película.


Con la intención de simplificar este proceso las compañías fotográficas diseñaron distintos formatos de carrete, como el 110 o el 126, pero sus muchas desventajas (ampliaciones de peor calidad debido a negativos de menor tamaño, menos fotografías por carrete, precio más caro y menor abanico de cámaras compatibles) hicieron que nunca llegaran a substituir al carrete de 35 mm.


El formato APS presentaba unas características únicas:

  • Negativos 30,2 mm × 16,7 mm, más grandes que el de 110 aunque sin llegar al de 35 mm.
  • Negativo protegido en un blister: el usuario nunca toca la película en sí pues la cámara se encarga automáticamente de su correcta colocación, rebobinado y avance. Esto también comportaba una mayor automatización del proceso de revelado, que se reducía en costes.
  • Banda magnética integrada en el carrete que permitía registrar información adicional en cada toma, como la fecha o el título, para su posterior impresión en el anverso de la fotografía. Dicha banda también tenía espacio para información técnica destinada a mejorar la calidad del posterior positivado.
  • Selección del formato de la toma, como se puede ver en la figura adjunta. La selección de una proporción u otra solo determinaba la ampliación en papel, pues el negativo capturaba el área máxima igualmente. Esta información se almacenaba en la banda magnética ya mencionada, aunque las cámaras de gama baja (que no disponían de grabadora magnética) utilizaban un sistema óptico.


En mi 2010...

Para mi particular viaje al pasado, Vicents me prestó en el 2010 una "Fuji Endeavor 3000ix Zoom APS" junto a unos carretes de los cuales acabaría gastando solo uno.

La cámara es una mezcla curiosa, por dimensiones podría tratarse de una compacta digital pero su pequeña pantalla LCD revela que se trata de una cámara APS. Como su nombre indica, dispone de zoom. Al pulsar el botón no solo se extiende la lente, sino también el flash para lograr que la luz tenga un mayor alcance.


Durante aquel año yo empezaba también con las Holgas (tanto de 35mm como de medio formato) y la verdad es que la cámara me parecía demasiado automática, demasiado similar a utilizar una compacta digital. Además, el tanque de revelado que utilizo no permite revelar APS, lo que ayudó a que al final no utilizara más de un carrete. En definitiva, no llegué a acostumbrarme a ella, así que no me atrevo a valorar la cámara pero os animo a que probéis el formato APS si tenéis la oportunidad. Las principales marcas siguen revelándolo, así que no debería ser difícil encontrar un lugar en el que os lo puedan revelar y escanear. Ah! En mi caso fue en una tienda Agfa.

Os dejo con un par de ejemplos más de ese carrete del 2010.

Lluís in restaurantTherapy

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada